Verde Suculenta

Si has llegado hasta aquí es porque tú y nosotros compartimos una pasión:

LOS CACTUS Y SUCULENTAS.

10 errores que hay que evitar al coleccionar suculentas

Es bonito ver como cada día hay más y más personas que conocen a las plantas crasas o suculentas, les nace el amor por ellas y se integran a el mundo de los que nos encantan coleccionar y cuidar cactus y suculentas.

Desafortunadamente llega a pasar que cuando nos iniciamos en este mundo, desconocemos un poco el tema y pensamos que estas plantitas se cuidan igual que el resto de las plantas ornamentales que tenemos en casa o que hemos visto con nuestras familias y aprendemos a la mala que no es así.

errores que hay que evitar 1

Así que en este artículo queremos darte algunas recomendaciones o consejos para que, si te estás iniciando o llevas poco tiempo coleccionando estas bellas plantitas, evites cometer ciertos errores que pueden llevarte a enfermar o matar sin querer a tus amadas suculentas.

Error no. 1: Dejar a tu suculenta tal cual la compraste.

Nos referimos a que cuando compras una suculenta y la llevas a casa siempre es bueno, antes de colocarla con tus demás plantas, hacerles una completa revisión, hay que ver que no traigan plagas tanto en tallo, hojas y raíces y sobre todo cambiarlas a un sustrato que nosotros tengamos listo y adecuado para ellas, ya que en muchas ocasiones en los viveros colocan a las plantas en sustratos de ramas de pino que a la larga terminarán enfermado a nuestras suculentas por el exceso de humedad que guardan.

errores que hay que evitar 2

Error no. 2: Regar en exceso.

Este es el error más común que cometemos al iniciarnos con las suculentas y que nos ha costado a muchos de nosotros la perdida de nuestras amadas plantas, pero no te desanimes, si estás empezando solo sigue la regla básica para minimizar el riesgo de pudriciones en tus suculentas la cual es: solo regar hasta que el sustrato se encuentre completamente seco.

Con el tiempo, aprenderás a observarlas, y considerando el clima de donde vivas, te darás cuenta de sus necesidades de agua y si es necesario regarlas con más o menos frecuencia.

Error no. 3: Regar en escases.

Sucede que nos da tanto miedo que nuestras plantas se nos pudran que nos vamos al otro extremo en el tema del riego y en lugar de regar abundantemente nuestras suculentas cuando les toca, lo que hacemos es regarlas con solo unas gotitas o muy poca agua, o solo con un aspersor, y esto nos trae como consecuencia que nuestras plantas se deshidraten, se hagan propensas a enfermedades y en el peor de los casos que se nos mueran.

Así que respetando la regla general del riego, cuando este les toque a tus suculentas, proporcionales suficiente agua, de preferencia hasta que la veas salir por los agujeros de drenaje de tus macetas.

Error no. 4: Usar macetas muy grandes.

Pasa que cuando compramos o nos regalan una suculenta queremos colocarla en una maceta en donde tenga mucho espacio para crecer, pero si colocamos nuestras plantitas en macetas muy grandes corremos el riesgo de que, al retener mayor humedad, por la cantidad de sustrato que pueden contener, esta afecte a nuestras plantitas y sufran pudriciones o enfermedades por exceso de humedad.

Adicional a esto, colocarlas en macetas muy grandes nos va a traer la sensación de que nuestras suculentas no crecen, cuando en realidad, aunque lentas, pero si hacen.

errores que hay que evitar 3

Error no. 5: Irnos con la creencia de que las suculentas no necesitan tantos cuidados.

Muchas personas nos “venden” la idea de que las suculentas son unas plantitas que casi no requieren cuidados y lo cierto es que, si bien no necesitan “tanto cuidados” como algunas otras plantas, esto no quiere decir que, de inicio, no les proporcionemos lo más básico para que estén bien, que es un buen sustrato, colocarlas en un lugar adecuado a sus necesidades de iluminación y luz directa y un correcto riego.

Sobre todo, si somos principiantes o inexpertos es muy importante informarse acerca del adecuado cuidado de los ejemplares que adquirimos y monitorearlas constantemente para detectar a tiempo cualquier problema que puedan presentar.

Error no. 6: Poner a nuestras suculentas a recibir el sol directo de todo el día.

Recordemos que las plantitas que adquirimos al venir de un vivero están aclimatadas a ciertas condiciones, normalmente no las colocan a recibir el sol directo y si lo reciben es a través de plásticos de invernadero o protegidas por malla sombra, adicional a esto son ejemplares muy jóvenes o bebés que si los colocamos a recibir el sol directo de todo el día de golpe lo más seguro es que se quemen.

Es por ello que si compraste una de estas plantitas y quieres que se adapte a recibir el sol directo tienes que acostumbrarlas poco a poco y esto también va a depender del tipo de suculenta, ya que hay varias que no aguantan la luz solar directa más que dos o tres horas en las mañanas.

Error no. 7: Colocar a nuestras suculentas en lugares donde no les de nada de sol.

Volvemos a los extremos malos, colocamos a nuestras plantitas en lugares en donde no reciben nada de sol directo, a veces, ni suficiente iluminación así que terminan deformándose en busca de esa luz (etiolación).

Es por ello que te recomendamos que averigües lo más que puedas de las suculentas que adquieres, para que las coloques en un lugar en donde ellas reciban lo que necesitan y estén hermosas.

Error no. 8: Pensar que las suculentas crecen rápido y todo el tiempo.

Cultivar y cuidar suculentas es un hobbie de paciencia, pues recuerda que son plantitas de lento crecimiento (a comparación de muchas otras plantas de ornato) así que, si no ves que tu suculenta crece no te desesperes y dales tiempo, además este tipo de plantitas tienen periodos de crecimiento activo y periodos de reposo que es bueno conocer.

Un consejo que te doy es que le tomes fotos de vez en cuando a tus plantitas, es más fácil que con una imagen veas el real crecimiento de tus suculentas, te vas a sorprender.

errores que hay que evitar 4

Error. no. 9: Fertilizar frecuentemente.

Hay que estar muy conscientes de que nuestras suculentas no son como el resto de las plantas que tenemos en casa, así que si bien podemos fertilizarlas para que tengan un mejor o más rápido desarrollo hay que hacerlo con medida, pues realmente son plantitas que no requieren de fertilizaciones y si les damos más cantidad de la que pueden procesar vamos a provocar debilitamiento en nuestras plantas y hay algunas que incluso se etiolan por exceso de fertilizante.

Así que si vamos a fertilizar en bajas cantidades y solo en los periodos activos de nuestras suculentas.

Error no. 10: No investigar y no preguntar.

Por último, otro de los errores más comunes es el no investigar y aprender acerca de las suculentas que adquirimos, esto es básico porque recordemos que a nuestras manos ha llegado un ser vivo y al ser responsable de este hay que proporcionarle las mejores condiciones para que se desarrolle y prevalezca.

Muchas especies de suculentas se encuentran en peligro de extinción o definitivamente ya no crecen de manera silvestre, así que nosotros como coleccionistas jugamos un papel muy importante en la preservación de ellas, así que démonos un tiempo para aprender a cuidarlas, ellas y el planeta te lo van a agradecer.

Tambien te puede interesar…

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest

Compartir

Si te gusto nuestro artículo puedes ayudarnos a compartirlo.